Arco Iris estrena casa refugio para madres adolescentes

Arco Iris estrena casa refugio para madres adolescentes

Para este año, se espera recaudar más de medio millón de bolivianos en la segunda versión de la Solidatón. Este monto se utilizará para mejorar la Casa Esperanza.

“Vivir acá es mejor que vivir en las calles. Aquí me brindan apoyo y me dan seguridad. El personal me trata muy bien y tengo una muy buena relación con mis compañeras”, dijo una de las adolescentes que vive en Casa Refugio, dependiente de la Fundación Arco Iris. Ella llegó hace siete meses a este centro de acogida y desde entonces lucha por cumplir su sueño de convertirse en abogada.

Al igual que ella, otras siete jóvenes y ocho niños viven en la nueva infraestructura de la Casa Refugio, que tiene 400 metros cuadrados y se adquirió con el dinero recaudado en la Solidatón 2017. Ahora, las adolescentes madres disponen de cinco baños, un comedor, dos cocinas, una sala de terapia, un gimnasio, una sala de estudios, un jardín y una terraza, entre otros ambientes.

“Teníamos el sueño, desde hace muchos años, de darles una nueva casa a nuestras chicas porque se lo merecen, han sufrido bastante en su vida. Por eso, queríamos darles lo mejor”, sostuvo Jorge Toledo, director ejecutivo de la Fundación Arco Iris (FAI). “Queremos que ellas no sólo tengan una casa, sino tengan un hogar y una familia”, añadió.

Casa Refugio es un proyecto social de la FAI, que cobija a adolescentes gestantes o con hijos menores de cinco años, víctimas de maltrato, abandono y violencia sexual. En este centro, las jóvenes replantean sus proyectos de vida en compañía de sus bebés.

Las adolescentes comienzan su jornada a las 5:30, cuando ordenan sus dormitorios y se dedican a su aseo personal. El desayuno se realiza a las 6:00. Posteriormente, llevan a sus hijos al centro infantil. A mediodía se efectúa el almuerzo. En la tarde, las jóvenes recogen a sus pequeños de la guardería. Luego de que los bebés se quedan dormidos, las adolescentes cenan. Además de asistir al colegio, ellas pasan clases de capacitación técnica en gastronomía, secretaría y otras áreas.

Los días sábados, las jóvenes descansan en compañía de sus bebés, ven películas, reciben visitas y salen a pasear. Los domingos se dedican a limpiar el refugio.

Todas ellas son como una familia. Además de compartir responsabilidades como lavar los servicios o limpiar la casa, también tienen tiempo para festejos y celebraciones. “El martes era el cumpleaños de una de mis compañeras, luego de volver del colegio la sorprendimos con un regalo”, dijo la joven.

Comentó que su objetivo es estudiar la carrera de Derecho para brindar una buena vida a sus hijos. “Quiero ser fiscal, ser una abogada y darles todo lo mejor a mis hijos, quiero trabajar para ellos”, explicó.

La Casa Refugio tuvo un costo de 315 mil dólares. Está ubicada en la calle Hugo Dávila en la zona de Alto Obrajes. El personal que atiende el hogar está compuesto por una coordinadora, una psicóloga, una trabajadora social, tres educadoras y una tutora.

La FAI tiene 15 proyectos sociales: cuatro centros de acogida, tres centros infantiles, tres centros de apoyo escolar, proyectos destinados a las personas en situación de calle, niños trabajadores y familias en extrema pobreza, entre otros.

También maneja el Hospital Arco Iris que atiende gratuitamente a niños, jóvenes y personas que viven en extrema pobreza. Según una nota de prensa, el FAI beneficia a 6.300 niños, jóvenes y mujeres que se encuentran en situación vulnerable.
Por una nueva ilusión

Ayer, la Fundación Arco Iris, encabezada por el padre José María Neuenhofer, lanzó la II Versión de la “Solidatón, un arco iris de esperanza”. La meta es superar la recaudación del año 2017 (2.865.045 bolivianos) y alcanzar los 3.500.000 bolivianos. “Tenemos el sueño de recaudar medio millón de dólares”, señaló.

Con el dinero se mejorará la infraestructura del centro de acogida para niños huérfanos o con padres privados de libertad, Casa Esperanza; la compra de una ambulancia y dos unidades de terapia intensiva pediátrica.

La Solidatón 2018 se realizará el 9 de septiembre. Las personas que desean aportar podrán hacerlo en las panaderías de la Fundación, en las estaciones del teleférico o en las cuentas de banco habilitadas. También habrá voluntarios recolectando dinero en alcancías por las calles y avenidas de la ciudad.

Fuente: Página Siete

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: