Día del Maestro: educación, instrumento de liberación

Día del Maestro: educación, instrumento de liberación

Los profesores del país celebran hoy el Día del Maestro Boliviano. La Escuela Superior de Formación de Maestros Simón Bolívar, en consonancia con las profundas transformaciones políticas, sociales y económicas, forma futuros profesores bajo un modelo pedagógico liberador.

El director de esta institución, Adrián Rubén Quelca Tarqui, afirmó que la educación liberadora tiene estrecha relación con las profundas transformaciones políticas, sociales y económicas que vive el país.

El modelo pedagógico liberador se sustenta en tres pilares: el aprendizaje sociocultural de Vigotsky, el modelo educativo de Paulo Freire y la experiencia educativa de Warisata.

Para Quelca, enseñar no es transmitir conocimientos, sino “aprender a través de un constante diálogo con los demás, aprender de su realidad, intercambiar experiencias”; todo ello organizado de forma didáctica.

Parafraseó a Freire: “La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”. De ahí que el instituto entrega herramientas a los estudiantes para analizar la realidad y a partir de eso trabajar con las comunidades.

El pedagogo brasileño afirmaba que toda actividad educativa es un acto político y la educación “es un proceso de conocimiento, formación política, manifestación ética, capacitación científica y técnica”.

Quelca indicó que los educadores recogieron la propuesta del presidente Evo Morales de transformar la realidad económica, social y tecnológica de Bolivia, por lo que están encaminados a desarrollar una educación científica, técnica y productiva ligada con el proyecto sociocomunitario productivo.

Vocación de ser maestro

Quelca sostuvo que los profesores deben tener vocación porque un requisito indispensable es contar con un alto espíritu altruista para ejercer una profesión tan importante como es la formación de niños y adolescentes, y aprender de ellos.

La vocación debe ser algo innato en los profesores, ya que, a pesar de sus días de descanso, deben seguir planificando sus clases.

Un poco de historia

El Instituto Normal Superior Simón Bolívar de La Paz fue creado el 24 de mayo de 1917 con el objetivo de preparar profesores de secundaria; su impulsor principal fue el pedagogo belga Georges Rouma, quien como Director Nacional de Instrucción Pública organizó y dirigió su funcionamiento.

La entidad tenía cuatro secciones para profesores titulares en diferentes materias: matemática y física, ciencias naturales y química, historia y geografía, y filosofía y letras. Todas las secciones tenían cursos de pedagogía, metodología e idiomas: inglés y francés.

Mucha agua corrió bajo el puente desde aquellos tiempos. A lo largo de su historia soportó el cierre de sus puertas en la Guerra del Chaco, la Revolución Nacional y en las épocas de las dictaduras militares que, con un pensamiento retrógrado, le pusieron un cerrojo para que nadie acuda a sus aulas para aprender a enseñar.

Los gobiernos neoliberales como el de Gonzalo Sánchez de Lozada también le quisieron dar una estocada final para su desaparición a través del traspaso a las universidades bajo el argumento de darle jerarquía académica, pero fracasaron porque carecían de un sistema de formación pedagógica.

En 2006 retornó a la tuición del Ministerio de Educación y en 2009 se creó el Sistema de Formación de Maestros, que se hizo cargo de las escuelas superiores de formación de maestros y cuenta con 27 unidades académicas en el país que se dedican a la formación de profesores.

Los institutos se sustentan en la Ley Avelino Siñani y Elizardo Pérez, cuya fundamentación especifica que es humanista, científica técnica y tecnológica, productiva territorial teórica y práctica, liberadora, revolucionaria, crítica y solidaria.

Pero la formación no termina con egresar del instituto normal, pues hay otros canales formativos como el Programa de Formación Complementaria para Maestros (Profocom) para quienes no alcanzaron la licenciatura; la Unidad Especializada de Formación Continua (Unefco) y la Universidad Pedagógica, que imparten diplomados y maestrías para profesores.

La Escuela Superior de Formación de Maestros Simón Bolívar cuenta con 570 estudiantes, 46 profesores y ofrece 9 especialidades: educación inicial, primaria, musical, artes plásticas, especial, biología-geografía, ciencias sociales, filosofía y cosmovisiones, lenguaje, comunicación y lengua extranjera.

Fuente: CAMBIO

Noticias relacionadas:

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: