Educación de calidad, inclusiva y con equidad

Bolivia fue anfitrión de la II Reunión regional de ministros de Educación de América Latina y el Caribe, titulada “Transformar la educación: una respuesta conjunta de América Latina y el Caribe para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4”. Bolivia participó no solo como anfitrión, sino que fue liderada por el ministro de Educación, Roberto Aguilar Gómez, quien es vicepresidente mundial del Comité de Dirección de la Unesco para el ODS 4.

Se reconoció que la educación es fundamental -y transversal- para el logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En 2015 los miembros de NNUU acordaron implementar la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible que es un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad. Los 17 ODS son de carácter universal, integral e indivisible y conjugan las dimensiones económica, social y ambiental del desarrollo. Los ODS ponen a la igualdad y la dignidad de las personas en el centro y llaman a cambiar el estilo de desarrollo, respetando el medioambiente. La Agenda 2030 es ambiciosa y visionaria, requiere la participación de todos los sectores de la sociedad y del Estado.

Los concurrentes a la reunión regional, convocada por Unesco y el Ministerio de Educación de Bolivia, aprobaron los Acuerdos de Cochabamba y adoptaron la hoja de ruta regional para la implementación de la Agenda de Educación 2030 para América Latina y el Caribe. Se compartieron experiencias, se reconocieron los avances y se identificaron varios desafíos en materia educativa para el logro del ODS 4 -educación de calidad-. Algunas de las principales conclusiones fueron que a través de una educación de calidad e inclusiva podemos alcanzar la meta de acabar con la pobreza y transformar vidas, protegiendo además el planeta.

Bolivia ha trabajado con éxito en políticas para la reducción de la deserción escolar. Según datos oficiales, para 2017 la deserción del nivel primario es del 2% y del nivel secundario del 4,4%, lo cual representa una disminución del casi 50% desde el año 2006. Pero hoy, es necesario incluir en las acciones urgentes al nivel de formación superior dado que la alcanzan solo 27 de cada 100 bolivianos, de acuerdo a datos del INE.

Bolivia recalcó los avances en materia legal que ha logrado con la ley 070, que reconoce la educación como un derecho fundamental. En su artículo 1.1 establece que “Toda persona tiene derecho a recibir educación en todos los niveles de manera universal, productiva, gratuita, integral e intercultural, sin discriminación.”

Durante los dos días de trabajo se debatió sobre la transformación de la educación y el desarrollo, las experiencias y aprendizajes de la Cooperación Sur–Sur, la reconstrucción de los conceptos de calidad, equidad e inclusión, así como de los temas docentes. También se analizó los mecanismos de seguimiento y monitoreo con el propósito de revisar y fortalecer las políticas educativas y el financiamiento público educativo para lograr las metas a 2030. La herramienta más importante aprobada en este encuentro regional fue la hoja de ruta que contribuirá a desarrollar políticas y acciones en los temas que han sido priorizados por los países de la región: la calidad de la educación, equidad e inclusión, docentes y trabajadores de la educación, y aprendizaje a lo largo de la vida. Es un marco de referencia para el diseño y ejecución de acciones regionales en educación y contiene recomendaciones para la implementación de políticas públicas a nivel nacional. Además, apoya el avance coordinado y coherente en los temas priorizados por los países de la región.

Fuente: El Deber

Opinión: Mauricio Ramírez Villegas

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: