Educación Popular Emancipadora es la resistencia frente al avance conservador

Educación Popular Emancipadora es la resistencia frente al avance conservador

Para especialistas, educadoras/es y activistas por el derecho a la educación de América Latina y el Caribe, el diálogo, la articulación de la educación con las luchas sociales y una reflexión crítica son elementos fundamentales para la resistencia al avance conservador en los sistemas educativos de la región

2ª mesa del Seminário Público “Por una Educación Emancipadora y Garante de Derechos” analiza la construcción de una educación popular como resistencia al avance conservador en América Latina.

La tarde del Seminário Público “Por una Educación Emancipadora y Garante de Derechos”, que se realizó ayer – 22 de octubre – en Bogotá, Colombia, inaugurando la X Asamblea Regional de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE), impulsó la reflexión colectiva sobre cómo garantizar pedagogías transformadoras y decolonizadoras en América Latina y el Caribe.

“[Es necesario] promover cada vez más la educación popular desde nuestras reflexiones y prácticas, y reconocer otras formas de educación popular (intercultural, feminista, indígena, campesina, entre otras). Apostamos en una ecología de saberes (saberes conceptuales, espirituales, emocionales, relacionales, afectivos, comunitarios, populares) y en recuperar las lenguas y cosmovisiones ancestrales para despatriarcalizar, desoccidentalizar y reconocer quienes somos”, dijo Luna Contreras, directora de PDTG Tejiendo Saberes Perú, colectivo autónomo de investigación, educación y comunicación popular que forma parte en el Consejo de Educación Popular de América Latina y el Caribe (CEAAL).

Camilo Jimenez: “El Estado no debe imponer la educación, debe respetar la autonomía cultural de los pueblos, que se oponen al neofascismo y al fascismo empresarial y militarista que hoy enfrentamos”.

Según la educadora, hay una crisis de liderazgo político en nuestra región, y los partidos políticos y gobiernos de izquierda se alejaron de las bases y de los movimientos sociales y los pueblos. Para que se construya una resistencia frente al avance conservador en la educación de América Latina y el Caribe, la educadora popular afirma que es necesario construir conjuntamente con otros actores sociales, en espacios diversos, acciones para la la formación política y el diálogo entre saberes diferentes, con miras a promover una educación popular emancipadora y para la transformación.

“El aprendizaje se realiza desde el hacer, saber, sentir, aprender y crear colectiva y cotidianamente. Tenemos que generar espacios de creación colectiva de conocimientos, de afectos y de transformación de relaciones, promoviendo la capacidad que tenemos todas y todos de crear. Es también importante acercarnos a los movimientos sociales y crear espacios para escucharlos”, subraya.

Camilo Jiménez, profesor de la Universidad Nacional de Colombia y José Hidalgo Restrepo, de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (FECODE Colombia), también participaron en esta mesa de diálogos y reflexiones sobre pedagogías transformadoras y decolonizadoras.

Según Camilo Jiménez, el avance conservador en la educación, citado por Luna Contreras, se impulsa a través de los procesos electorales en los distintos países, así como desde la polarización y cultura de odio que vienen caracterizando a estas disputas políticas. Según el profesor, para comprender esta realidad y crear caminos para contrarrestar estas tendencias antidemocráticas, es necesario desarrollar una pedagogía crítica y popular desde y para los pueblos. “El Estado no debe imponer la educación, debe respetar la autonomía cultural de los pueblos, que se oponen al neofascismo y al fascismo empresarial y militarista que hoy enfrentamos”, dice.

Jose Hidalgo Restrepo: “El trabajo de la educación no es individual, tiene que ver con la democratización del conocimiento, del arte, de la cultura y de nuestra memoria histórica”

A su vez, José Hidalgo Restrepo, señala que el movimiento pedagógico es un campo estratégico de disputa. “El neoliberalismo convirtió a la vida del ser humano, de su familia, de su trabajo, en un campo de negocios. En ese sentido, se ha visto en la educación la gallina de los huevos de oro. Todo se valora por lo que la persona pueda producir en el marco de la cadena de la economía”, afirmó, con una crítica a la instrumentalización de la educación a favor del mercado, que hoy trata de sobreponerse a la garantía de la educación como un derecho humano y desde una perspectiva de derechos.

Según el representante de la FECODE, hay cada vez menos interés del Estado por crear políticas sociales fundadas en el ser humano. “Como educadoras y educadores, debemos construir un entendimiento serio de lo que queremos cambiar. Fundamentamos la escuela como un territorio de paz y defendemos la realización de círculos pedagógicos y de cultura para pensar colectivamente la escuela, siguiendo la propuesta de Paulo Freire. El trabajo de la educación no es individual, tiene que ver con la democratización del conocimiento, del arte, de la cultura y de nuestra memoria histórica”, dice.

Fuente: Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación –CLADE

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: