El desafío de ser líder

El desafío de ser líder

Enseñar, dar un buen ejemplo, guiar, reconocer los errores en uno mismo… así define la responsabilidad que asumen las y los estudiantes al ser un líder, lideresa para prevenir la violencia. En un inicio, ellas y ellos admiten que al no conocer la problemática de violencia a fondo, no se asume el rol de líder; sino cuando realmente identifican situaciones así en sus vidas o en su entorno, y comprenden que se debe actuar ante ellas.

Sin embargo ser líder no es una labor sencilla, el primer desafío que algunos estudiantes enfrentan es tener que enseñar a su propia familia, a sus propios padres, que algunas actitudes, formas de pensar y comportamientos son conductas machistas, discriminatorias, por lo tanto de violencia. -Mi papá ha crecido con la mentalidad de que las mujeres tienen que servir a los hombres-, -Te crían desde pequeños con ciertas mentalidades de que la mujer tiene que cuidar la casa, criar a los hijos y los varones sólo tienen que trabajar-… son algunas expresiones de lideresas.

Los estudiantes también son conscientes que los mensajes que ellas y ellos transmiten no siempre son comprendidos por todas las personas en las socializaciones que realizan; pero también saben que la concientización para prevenir la violencia es un proceso arduo que requiere constancia y perseverancia. Cinthia Huayhu de 17 años, expresa: -Hay que empezar a hablar a partir de uno mismo, decir, yo tengo este problema y preguntar qué puedo hacer para solucionarlo-.

Los líderes y lideresas estudiantiles no sólo se conocen a sí mismos en su proceso de formación, crecen como personas, adquieren valores y deciden a portar desde ellos mismos para realizar un cambio en la sociedad y disminuir y prevenir la violencia, como afirma Alejandro Mamani de 19 años: -Los papás se interesan, preguntan y mientras más preguntan es mejor para nosotros, porque enseñamos y nos damos cuenta que también necesitamos aprender más- yNelly Yana de 14 años -Si una persona me trata mal, algo también debe estar pasándole, no es por nada que se actúa así, y hay que aprender a ser tolerantes. Desde que estoy aquí he podido entender el punto de vista de esas personas-.

El Centro de Multiservicios Educativos “CEMSE” con el apoyo de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo (AACID) a través de la Fundación InteRed, trabaja el proyecto prevención de la violencia de género en el ámbito escolar en los municipios de La Paz, El Alto, Sucre y Cochabamba, con el propósito de contribuir al ejercicio y garantía del derecho de niñas, niños y adolescentes a una vida libre de violencia.

Fuente: CEMSE

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: