En el nivel central ganan 3 veces más que en salud y educación

En el nivel central ganan 3 veces más que en salud y educación

El promedio de la remuneración de maestros y médicos en 2017 fue de 5.275, que incluye los 12 sueldos más el aguinaldo. En esos sectores trabajan 217.613.

Los trabajadores del nivel central del Estado ganan en promedio casi tres veces más que los que los empleados de Salud y Educación, de acuerdo con un análisis de los ítems y montos ejecutados del Presupuesto General del Estado (PGE) de 2017.

De acuerdo con datos del libro 12 años de Estabilidad Económica del Ministerio de Economía, en la administración central del Estado trabajaban hasta el año pasado 19.140 empleados, mientras que el valor de la ejecución de sueldos del PGE 2017 para ese nivel fue de 3.713,3 millones de bolivianos.

En el caso de los empleados de Educación y Salud dependientes del Estado, los datos oficiales dan cuenta de un número de 217.613 trabajadores entre los dos niveles, los cuales demandaron un gasto en salarios de 14.924,5 millones de bolivianos.

Es decir que, en promedio, cada funcionario del nivel central del Estado percibió mensualmente un sueldo de 14.924 bolivianos, mientras que los trabajadores en salud y educación recibieron, en promedio, sólo 5.275 bolivianos.

En las empresas públicas, el monto ejecutado para el pago de salarios en 2017 fue de 2.079,8 millones de bolivianos para 14.115 empleados, lo que quiere decir que en promedio, percibieron 11.334 bolivianos por mes.

Según el experto en descentralización, Julio Linares, la diferencia entre los sueldos en Salud y Educación y Administración Central puede responder, en primer lugar, al número de trabajadores en el primer nivel, el cual supera los 200 mil entre maestros y médicos. “Los maestros, médicos, enfermeras y personal adjunto son tantos que se hace muy difícil para el Gobierno darles un aumento salarial comparable al de la administración central, eso puede explicar en parte la diferencia”, explicó.

Además, en su criterio, en el nivel central en general se desconoce la meritocracia y los cargos se entregan como premios a la militancia o como botines políticos, lo que explica los sueldos más altos.

“El Estado se ha convertido en el mayor empleador del país, 4 de cada 10 trabajadores formales trabaja para el Estado, sin embargo, ya no se toma en cuenta la especialización para ser contratado y más bien se toma en cuenta la filiación política”, subrayó.

Añadió que sólo en las empresas públicas los salarios altos se justificarían por el nivel de especialización que requieren los trabajadores en algunos casos, sin embargo, es paradójico que muchas de estas entidades tengan problemas en generar utilidades.

Incremento de personal

El Ministerio de Economía señala en el libro 12 años de Estabilidad Económica en Bolivia que hubo un notable crecimiento en los ítems de las empresas públicas, debido a que con las nacionalizaciones el Estado asumió la administración de las empresas estratégicas como Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Comibol y Empresa Nacional de Electricidad (ENDE).

El texto también hace notar que el año pasado hubo una disminución en el número de empleados por el cierre de la Empresa Nacional de Correos (Ecobol) y más antes de la Empresa Pública Nacional Textil (Enatex).

Destaca que en los últimos años se crearon ítems para satisfacer la demanda, principalmente de maestros y médicos, así como para cubrir el crecimiento vegetativo que se presenta en los diferentes estamentos del sector público y de aquel proveniente de la nueva función del Estado en la economía.

Incrementos salariales

El libro indica que, por otra parte, a partir del 2006, se definen incrementos salariales por encima de la inflación, contribuyendo de esta manera al dinamismo de la demanda interna.

“Los incrementos salariales fueron continuos, incluso en los años marcados por la crisis financiera internacional, la cual, sin embargo, no alteró el sostenido crecimiento de la economía boliviana ni impactó en las medidas de política social aplicadas en el país”, puntualiza el análisis.

Para 2019 en el PGE se proyecta un gasto general de 214.724 millones de bolivianos, de los cuales un 19% corresponden a sueldos en todo el sector público.

Más trabajadores

  • Incremento Entre 2005 y 2017 el número de empleados de la administración central del Estado se disparó de 9.989 a 19.140; es decir que en este período la burocracia se incrementó en un 91,6%, según datos oficiales del Ministerio de Economía.
  • Empresas Uno de los sectores donde más se incrementó el número de funcionarios fue el de las empresas públicas, donde el aumento fue de 1.682%. En 2005 había apenas 792 empleados en las estatales y el año pasado su número alcanzó un total de 14.115.
  • Estado En todo el aparato estatal se cuenta con 402.763 funcionarios, incluidos los ítems de salud, educación, personal de las universidades, municipios, entidades descentralizadas, de seguridad social, Policía, Fuerzas Armadas; un 70% más de los que había en 2005.

Fuente: Página Siete

Noticia relacionada:

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: