Maestra de 61 años en huelga de hambre

Maestra de 61 años en huelga de hambre

La directora de la unidad educativa Macario Pinilla, Jhenny Revilla, maestra de 61 años, inició una huelga de hambre por la inesperada destitución de su cargo, además en defensa de los méritos alcanzados en 32 años de servicio que no fueron tomados en cuenta para que pueda mantenerse en su cargo, pide a las autoridades actuar con legalidad.

Revilla lleva tres días en la medida extrema, se encuentra instalada en la dirección del establecimiento a puertas cerradas, pide respeto a los méritos logrados y recalca que esa es la única forma de que desista de la medida.

Explicó que hubo un examen de institucionalización hace un mes atrás, el cual aprobó con un puntaje de 51, sin embargo tropezó con ciertos problemas de la Dirección Departamental de Educación (DDE), desde 2013, donde tuvo que enfrentar tres procesos de los cuales dos fueron absueltos con el descuento del 20% del salario, sin embargo aún queda uno pendiente.

A decir de la maestra ese último proceso le estaría perjudicando, porque se le negó la revisión de su documentación para sumar puntaje por méritos y a razón de ello sacarle del mando de la dirección de la unidad educativa Macario Pinilla que dirigió durante dos gestiones consecutivas.

Según relató, al momento de reclamar sus papeles en trámite se anoticia de la designación de una nueva directora del establecimiento sin previo aviso público para dar a conocer el cambio. Frente a ello presentó una apelación sin embargo denunció haber sido presionada por dirigentes del Magisterio Paceño.

Revilla asegura que después de haber denunciado las irregularidades aún no tiene respuesta de las máximas autoridades de Educación, afirmó que incluso el personal de esa unidad educativa recibió amenazas de próximas destituciones con el ingreso de la nueva autoridad.

“Cuando uno es directivo no puede entrar con la idea de botar a las personas, mucho menos amedrentar a su personal de trabajo”, criticó.

Manifestó que luego de su retiro de la unidad educativa, la Dirección Departamental de Educación (DDE) debería reubicarla a otro establecimiento, pero no fue así.

A razón de ello, Revilla determinó asumir una huelga de hambre en defensa de los méritos alcanzados por más de 30 años de servicio, además del levantamiento del proceso administrativo de hace tres años, como resarcimiento de los daños causados.

Afirmó que si las autoridades acceden a calificar los méritos, tendría que continuar en su cargo por prelación en los puntajes, afirmó que no aceptará una reubicación de establecimiento mientras no se le revisen los documentos. Lamentó la falta de apoyo del Magisterio.

Fuente: El Diario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: