Niños con “cutting” o depresión suelen ser víctimas de acoso escolar

Niños con “cutting” o depresión suelen ser víctimas de acoso escolar

Depresión y “cutting” son algunas consecuencias del acoso escolar que sufren niños, niñas y adolescentes. La Defensoría de la Niñez señaló que se está trabajando en la implementación de la ley y el reglamento para prevenir estas acciones violentas.

El jefe de la Defensoría, Juan Carlos Sánchez, explicó que, en talleres realizados en las escuelas, los niños suelen señalar a quienes son las víctimas y los denominados “abusivos”. Estos hechos se hacen visibles principalmente entre los 12 y 15 años, pero se encuentran de todas las edades.

“Generalmente, los casos se dan contra una persona desprotegida o considerada diferente, ya sea por su peso, altura u otros rasgos. Este denominado abusivo suele tener algún poder, ya sea de tamaño, fuerza u otros”, dijo Sánchez.

Agregó que en los abordajes se encontró que las víctimas no suelen contar estos hechos a sus padres, principalmente si son de familias desestructuradas. Muchos practican el “cutting”, es decir que se hacen cortes en los brazos y muñecas, y suele estar acompañado de depresión al punto de tener ideas de quitarse la vida.

Con el fin de prevenir estos problemas, se está aplicando la Ley Municipal y el Reglamento contra el acoso escolar a través de los Centros de Convivencia Escolar donde se aplica el programa “Semillas de Paz”, explicó Sánchez.

La presidenta de la Comisión de la Niñez del Concejo Municipal, Rocío Molina, explicó que con el reglamento se busca hacer un trabajo más específico, pues contempla las definiciones de acoso escolar y las formas.

El artículo 7 contempla las diferentes tipologías. Son: violencia escolar, acoso, acoso escolar y acoso cibernético. La mayor parte de los casos suelen ser entre niños de la misma edad, de uno mayor a uno menor y también existen del profesor al estudiante y viceversa.

“En el reglamento tenemos especificado el camino que debe seguir la denuncia. Primero, se debe hablar con el profesor o director de la unidad educativa. Luego, se debe poner en conocimiento de los padres de familia tanto de la víctima como del agresor”, explicó Molina.

Sigue: “En caso de que la situación de violencia requiera una intervención, se debe comunicar a la Defensoría de la Niñez y si se llega al punto de que se están cometiendo delitos, se debe denunciar ante las autoridades jurisdiccionales pertinentes”.

Sánchez indicó que la aplicación de la norma a través de los Centros de Convivencia Escolar mostró una reducción en las denuncias de acoso escolar en relación a la pasada gestión. El objetivo es continuar en este camino para 2019.

Para ello, la concejal Molina explicó la necesidad de continuar socializando la Ley en las Unidades Educativas. “Admito que no se hizo el trabajo de difusión suficiente, pero es lo que ahora queremos lograr. Que la gente conozca sobre esta ley y su reglamento, para frenar el acoso escolar”.

El reglamento se aprobó en marzo de este año.

ELABORAN PROGRAMA PARA AGRESORES

El jefe de la Defensoría de la Niñez, Juan Carlos Sánchez, indicó que se está trabajando en grupos focales para implementar un programa de atención a los agresores desde la siguiente gestión.

El objetivo es hacer un seguimiento a los niños con problemas de conducta. “El problema es que son expulsados de los colegios y se pierde el rastro. Entonces, lo que queremos es hacer un abordaje con ellos y el seguimiento correspondiente”, agregó Sánchez.

Por el momento, las intervenciones a los considerados abusivos son mínimas y simplemente procedimentales.

Fuente: Los Tiempos

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: