Tiendas próximas a colegios venden bebidas alcohólicas

Tiendas próximas a colegios venden bebidas alcohólicas

Padres de familia y vecinos solicitan operativos de control de la Intendencia Municipal, ante la venta de bebidas alcohólicas en tiendas de barrio ubicadas cerca de colegios o universidades.

“La seguridad ciudadana lamentablemente ya no es como antes, antes las tiendas de barrio solo podían vender pan, golosinas, galletas, y cosas que son destinadas para la familia y los niños, pero en la actualidad uno pasa por estas tiendas y parecen licorerías, no solo venden cerveza, sino esos licores en botellas pet, que dicen que llegan del Perú y que por su precio barato es consumido por muchachos de colegios y universidades, porque no existe ningún control por parte de la Intendencia Municipal, instancia que no realiza ningún recorrido por zonas alejadas como el Distrito Municipal 14”, denunció Sonia Vargas, vecina del sector.

VARIAS QUEJAS

Para los vecinos de la zona, los organismos policiales y de la Intendencia edil, se han acostumbrado a realizar solo operativos y recorridos en la Ceja de El Alto, permitiendo que en las zonas alejadas como el D-14, las tiendas de barrio próximas sobre todo a colegios, expendan con normalidad las bebidas alcohólicas.

Estas tiendas ubicadas cerca de los establecimientos escolares, perjudican a unidades educativas, como el colegio 16 de Febrero, donde su director Miguel Ángel Quispe dio a conocer que su unidad registra, no solo varias necesidades no atendidas por parte del municipio, sino sobre todo por la presencia de tiendas que venden alcohol.

El establecimiento escolar con más de mil estudiantes registrados no es favorecido por la seguridad vial, siendo que la puerta principal de este establecimiento se encuentra en plena avenida, donde el tráfico vehicular es constante, aspecto que genera riesgos en la vida de los escolares.

RECLAMO DE VECINOS

“Al interior del establecimiento tenemos aulas que aún no han sido concluidas en su infraestructura, al igual que las canchas múltiples que han quedado deterioradas por 20 años de uso, al igual que los servicios sanitarios. Pero la presencia de bebedores consuetudinarios y tiendas que expenden bebidas alcohólicas a cualquier persona, sea menor o mayor, está generando un alto riesgo en la seguridad ciudadana y la salud de la población”, lamentó Quispe.

Bajo la misma lógica las tiendas que se ubican en el Distrito 8, próximos a establecimientos escolares y cercanos a la UPEA, son identificados como lugares que generan riesgo en la salud pública, al vender bebidas alcohólicas de dudosa procedencia, las cuales no están siendo controladas por las instancias correspondientes en el municipio de la urbe alteña, reclamo al que se suma Víctor Choque, vecino de la avenida Juan Pablo II.

Fuente: El Diario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: